• Las espinas del alma

Beneficios colectivos

Nada importan los beneficios colectivos si no van acompañados de beneficios para el individuo, es el triunfo de la satisfacción personal lo que mueve a la humanidad.

Lo digo hasta la saciedad, el egoísmo mueve el mundo, es la energía que acciona el engranaje de la humanidad, todo se observa desde la atalaya de lo personal, los beneficios colectivos han de proporcionar satisfacción personal. No se entiende pertenecer a un grupo que nos vaya a perjudicar, tan sólo aceptamos someternos si algo sabemos que podremos obtener. Aceptamos religiones porque nos interesa su promesa tras nuestro final, aceptamos ejércitos porque creemos en la patria por encima de todo bien y de todo mal, o quizá porque nos pague un salario que nos haya de mantener, aceptamos amigos con los que podamos disfrutar, aceptamos parejas para salvar nuestra soledad… siempre nos unimos a quienes nos proporcionen algo de lo que carecemos o que deseamos sin más. No es condenable, es la esencia de la humanidad, así avanzamos y así tendremos que continuar.

«La vida son individualidades que avanzan juntas en grupos que se crean por necesidad, nada nos importa si no se halla en el interior de nuestra alma, ni siquiera el amor del que tanto hablamos y veneramos sin cesar; todo corrompido por el ego pues nada hay más allá del yo, ni el prójimo ni sus deseos, ni la muerte ni el dolor, ni todas las cosas bellas que contemplamos en este mundo traidor, la belleza no existe si no la contemplamos desde nuestro interior. Que no te confunda ese fervor que contemplas en grupos que se juran un eterno amor, tan sólo son personas solitarias que claman por un futuro mejor, el de ellos mismos, los otros no son nada si no aportan a su egoísmo desolador. Pero así estamos hechos, así alguien nos forjó, con este cerebro que así piensa, con ese automatismo irreductible que nos proporciona satisfacción. Con vosotros convivo, con vosotros sufro por el destino de nuestro grupo, con vosotros clamo por un destino mejor, el mío, a vosotros me uno para luchar por mi propio yo.»

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.

  • Una obra de Francisco Javier Llorente

  • El libro