• Las espinas del alma

Niños del hambre

Tierra arrasada por el calor y la hambruna

tantos niños con esa mirada vacía

masticando  la árida tierra del camino

ya saben que la vida es tan sólo una

nadie les dijo que en su historia no había

un agujero en el que ver su propio sino

……….

Es triste desear no haber nacido

……….

Lágrimas secas que adornan

esos rostros que reflejan tanto miedo, tanto…

a lo que sufren y a lo que les aguarda

a las muertes que jalonan

esas vidas aquejadas de tanto quebranto

pues de sobra saben que muy poco tarda

en llegar la parca con su oscuro manto

……….

La muerte conocen en vida, su futuro será un amargo regalo

……….

Ese joven contemplando con mirada ya serena

pues muerta en él vive la esperanza que ajaba su rostro

a esa madre que sostiene entre sus manos

a su hija por la que le anega la pena

pues muerta se halla en este sempiterno y ardiente agosto

esa niña que como tantas otras nació en vano

……….

Azar maldito que nos lleva a su capricho de la mano

……….

Amargo epílogo la inevitable muerte

de tantas vidas que merecen avanzar

tantos niños cuya sonrisa yace inerte

en aquel mundo que no alcanzo a contemplar

pues creo que no existe, etéreo e invisible a mi mente

mi alma ya claudica, necesito dejar de mirar

……….

Mis ojos miran al sol, no ver quizá me haga olvidar

……….

Pájaro de muerte que vuelas sobre estos campos secos

quizá te poses firme sobre quien los gobierna y olvida

quizá tú les cuentes que observaste allí a lo alto, tan lejos

tanta miseria que un ala se te quebró entristecida

pídeles que salven sus cuerpos y sus almas vencidas

que se levanten de sus retretes de oros y diamantes

y alivien las viles penurias de su gente cuanto antes

Comentarios cerrados.

  • Una obra de Francisco Javier Llorente

  • El libro